Desde el 1 a 6 de septiembre se desarrolló en la casa de retiro de Valparaíso una nueva versión de la etapa Loyola del programa Amar es Servir. Participaron 24 educadores de nuestra red y fueron acompañados por el Padre Cristián Rodríguez SJ y la educadora Carola Puga.

Compartimos con ustedes esta reflexión de una de las participantes de esta experiencia formativa:

“Hoy regreso después de 6 días en una tremenda experiencia de reflexión junto a 24 educadores de nuestra red. Personas que hace una semana no existían en mi vida y que tampoco sabían de mí; pero que ahora son un rostro concreto de lo que es mi horizonte de sentido.

No se puede contar mucho de la experiencia porque es de esas cosas que «hay que vivir», por lo que solo compartiré 3 reflexiones:

1. Nuestro tiempo es lo más valioso que tenemos. Cada vez que compramos algo no lo estamos comprando con dinero; sino que con tiempo. El último iPhone no me cuesta cierta plata, me cuesta el tiempo que dedicaré para conseguir ese dinero y pagarlo. Obviamente necesitamos comprar cosas, pero hay que detenerse un poco para pensar bien si aquello merece la pena, si vale minutos, horas o hasta meses de mi vida.

2. Hay cosas lindas en todas partes. La naturaleza nos regala tanto todos los días y sin embargo casi no la vemos… ¿cuándo fue la última vez que tocaste un árbol o te sentaste en una banquita al sol con el único afán de sentir su calor? ¿Hace cuánto no le sientes el aroma a una flor? Yo no lo hacía hace años y pucha que se siente bien.

3. ¡»Laissez Faire»! La interpretación social de este concepto puede ser una de las claves para ser feliz. Vivir con autonomía, creatividad, soltando de vez en cuando las certezas para solo «dejar que las cosas pasen»…es una buena idea. Todos podemos tomar las riendas de nuestras vidas y ser libremente quien queremos ser… Eso ante todo es una DESICIÓN.

Recibí un regalo y quería compartirlo.

Gracias a todas las personas que impulsan esta iniciativa y a quienes generosamente habilitan los tiempos para que podamos vivirla”.

(Cynthia Osorio, Coordinadora de Comunicaciones Red Educacional Ignaciana)

Volver