Delegaciones de 22 países miembros de la Federación Internacional Fe y Alegría se reunieron en Guatemala la segunda semana de marzo para participar en la XXXV Asamblea General de la Federación con el propósito principal de reflexionar y profundizar sobre la urgencia de trabajar en las «fronteras de mayor exclusión», marcando así los pasos futuros para garantizar el derecho a la educación para todos y todas.

Esta instancia, en donde se reflexionó sobre muchos puntos importantes incluyendo las experiencias sobre las nuevas fronteras y su influencia en la limitación de la educación en cada país, fue un espacio de encuentro que ayudó a los presentes a reafirmar su misión con las poblaciones marginadas y excluidas, lo que permite abrir caminos de esperanza y de colaboración para lograr una transformación social.

Nuestra Directora Nacional, María de los Ángeles Pavez, señaló que «siempre es importante y positivo este tipo de encuentros, ya que de esta manera nos ‘hacemos cuerpo’ y nos reencontramos con los representantes de otros países, compartiendo todos una labor común tan fuerte como la de Fe y Alegría. No solo somos países, sino personas que nos congregamos para renovar la misión».

En esta instancia participó como delegada de Chile Mitzi Castro de la Fundación Loyola.

Cabe destacar que durante el último día de la asamblea se realizó el cierre del XLVII Congreso realizado en Madrid en 2018, cuyo tema central fue «Educamos en las fronteras», actividad que hizo un llamado urgente a movernos hacia los nuevos límites de la exclusión e ir más allá para echar raíces junto a las personas invisibilizadas, silenciadas y dejadas atrás.

Finalmente, en la declaración de Guatemala, Fe y Alegría se compromete cada día con la transformación, la justicia social y educativa. «Estamos convencidos de que para lograr el cambio soñado debemos sumar esfuerzos, entre nosotros y con otros. Solo desde el apoyo mutuo, la colaboración entre iguales y la complementariedad nos fortaleceremos y haremos realidad nuestra misión como movimiento global», señala el documento.

Además,  se compromete a  dar respuestas en los próximos años desde las siguientes fronteras de actuación que cada país llevará a sus planificaciones: pedagógicas, poblacionales, geográficas y de “urgencia”.  

Volver