Con el fin de prevenir y combatir el eventual aumento de abandono escolar y tras 11 semanas sin clases, el Ministerio de Educación creó una mesa de trabajo para frenar la deserción escolar, considerando que la crisis del Covid-19 será más fuerte en los sectores con mayor vulnerabilidad.

En esta instancia se encuentra participando Liliana Cortés, Directora Ejecutiva de la Fundación Súmate, perteneciente a la Red Educacional Ignaciana, junto a expertos como Edoardo Trimarchi, gerente de Políticas Públicas del Centro de Investigación J-PAL LAC; Mahia Saracostti, directora de la Cátedra Unesco Niñez/Juventud, Educación y Sociedad; Alejandra Arratia, directora de Educación 2020; y Magdalena Vergara, directora de Acción Educar.

También está integrada por Sylvia Eyzaguirre, investigadora del CEP; Juan Pablo Valenzuela, investigador del Centro de Investigación Avanzada en Educación (CIAE) de la U. de Chile; Leonardo Moreno, asesor de la Fundación para la Superación de la Pobreza; Claudia Peirano, cofundadora de Grupo Educativo; Pedro Larraín, director de Fundación Belén Educa; Pablo Araya, director del Servicio Local de Educación Gabriela Mistral; y Charlie Kimber, director de la Fundación Arauco.

Estos expertos tendrá hasta julio para proponer medidas que eviten la deserción, que hasta el año pasado alcanzaba a 186.723 niños y jóvenes de entre 5 y 21 años que habían abandonado el colegio o no habían completado su escolaridad obligatoria. “Los factores de riesgo asociados a la deserción escolar se han acrecentado durante la crisis sanitaria”, advierte el ministro de Educación, Raúl Figueroa.

El grupo de trabajo tendrá, además, la tarea de revisar las medidas relacionadas que ya aplica el Mineduc, para adaptarlas a la situación de la pandemia, y elaborar propuestas que permitan identificar tempranamente a aquellos alumnos que están en riesgo de abandonar el colegio.

Volver